sábado, 6 de junio de 2009

Obama, la tolerancia y su anacronismo sobre Al Andalus

AFP
El presidente estadounidense,
Barack Obama confundió en su discurso del jueves en El Cairo el período de presencia árabe en la península Ibérica medieval, cuya tolerancia religiosa resaltó, con la posterior persecución religiosa llevada a cabo por la Inquisición.

"El islam tiene una orgullosa tradición de tolerancia. Lo vemos en la historia de Andalucía y Córdoba durante la Inquisición", afirmó Obama en la Universidad de El Cairo, en el que abogó por un "nuevo comienzo" en las relaciones entre Estados Unidos y el mundo musulmán. 
 El mandatario estadounidense se refirió en realidad a dos períodos distintos de la historia de la península Ibérica. Uno es el período, entre el siglo VIII y el XV, en que los musulmanes se instalaron en casi toda la península Ibérica tras luchar contra los reyes visigodos y "conquistar" el territorio, que llamaron Al Andalus, zona que no coincide con la actual región de Andalucía. 
Entre el año 711 y 1492, Al Andalus fue primero una provincia del califato de los Omeyas, con capital en Damasco, y a continuación se independizó, formando un emirato. Este pasó a ser el Califato de Córdoba, período considerado de máximo esplendor en la zona, y finalmente la región se dividió en varios reinos llamados taifas.
 Obama quiso referirse el jueves a la convivencia tolerante entre musulmanes, cristianos y judíos en ese período en Al Andalus, que los musulmanes consideran una época dorada.
 El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, declaró que las palabras de Obama "deberían producir satisfacción y orgullo" a los españoles porque aluden a la "libertad religiosa" de aquella época.
 Posteriormente, en 1492, tras la reconquista de la Península por los Reyes Católicos y la formación de la monarquía hispánica, esta tolerancia desapareció cuando los judíos fueron expulsados y los musulmanes, obligados a convertirse y posteriormente expulsados en el siglo XVII.
 Por otro lado, la Inquisición es un instrumento, que aunque existió por primera vez en el siglo XIII de forma muy reducida, los Reyes Católicos pusieron en marcha a finales del siglo XV, tras la desaparición de Al Andalus con la reconquista de la Península. En el siglo XVI se enfrentó a la reforma luterana. "La frase dedicada a España demuestra un total desconocimiento de la historia de la península Ibérica", afirmaba este viernes el diario ABC. Obama también pudo incurrir en una confusión al alabar el liderazgo de Turquía en la Alianza de Civilizaciones, mecanismo creado en 2004 a iniciativa de Zapatero para alentar el diálogo entre Oriente y Occidente. El II Foro de la Alianza se celebró en abril en Turquía.
 Zapatero quitó importancia al asunto, agradeciendo a Obama la referencia al proyecto, en el que España ha puesto "mucho empeño" y Turquía, "también", dijo. El mandatario español es un gran admirador de Obama, quien ya se ha interesado en España al citarla por sus empresas de energías renovables y con una visita del secretario de Transportes para conocer la red de trenes de alta velocidad, que se quiere implantar en EEUU.
 La secretaria de organización del PSOE, Leire Pajín, dijo recientemente que será un "acontecimiento histórico" para "el planeta" la coincidencia de Obama y Zapatero como mandatarios cuando España presida la Unión Europea en 2010, lo que fue considerado exagerado por muchos.